Las batallas del 11 de junio: Montes Harriet, Longdon y Dos Hermanas

Para los primeros días de junio los ingleses ya habían sobrepasado las posiciones de Darwin y Pradera del Ganso. El día 8 de junio, se produce la mayor desgracia de la Fuerza de Tareas británicas, al perder 3 buques y más de un centenar de hombres al desembarcar en Bahía Agradable, tras un ataque letal por parte de la Fuerza Aérea Argentina. Ese hecho, logró demorar el avance inglés, teniendo que reagruparse.

Para el 11 de junio, las tropas británicas comienzan los primeros ataques a las defensas argentinas.

Recordemos que Menéndez, el gobernador de las islas, había insistido el día anterior, 10 de junio, que los defensores próximos a Puerto Argentino dieran cese de fuego y se rindiesen. Sin embargo, el por ese entonces Comandante del BIM 5, encargado de la defensa de ese campo de batalla, se negó a obedecer, en un acto muy patriota.
Rendirse a esas alturas sería una clara actitud de cobardía, y además, según el Código de Justicia Militar, una unidad no puede rendirse, sin haber antes agotado su municíón o sufrir al menos 3/4 de bajas de su personal.
Y aunque durante el 11 al 14 se pidieron refuerzos (hubo más de 2.000 hombres en Puerto Argentino que no entraron en combate directo), no se les concedió el deseo.
Por lo tanto, en las batallas del día 11 de junio, hasta el 14 por la tarde, los argentinos, debieron de soportar en la mayoría de los casos 6 atacantes contra un defensor, y en algunos casos la proporcion era de 10 a 1, gracias a la cobardía de no enviar refuerzos. Por tanto, si bien en las islas había casi 10.000 soldados argentinos y casi 5.000 británicos, vemos que en la práctica, esa proporción no fue tal.
Otra historia hubiese sido con todos los refuerzos, ya que se luchó de igual a igual contra la tecnología del enemigo y en desigual proporción de hombres.
Por eso, cada valiente que participó en dicha batalla, y hoy está vivo para contarlo, merece el mayor de los respetos, un verdadero héroe y valiente, de la estirpe de San Martín y Cabral, que caminan día a día entre nosotros, sin ser reconocidos como se lo merecen, como… HÉROES COMBATIENTES DE MALVINAS, SOLDADOS DE LA PATRIA.

11 de junio de 1982:
04:00 horas: Comienza un intenso fuego naval enemigo desde Bahía Anunciación sobre la zona del BIM5 que se prolonga durante todo el día, acompañado de gran actividad aérea y de artillería.

22:00 horas: Se reinicia el fuego naval enemigo cruzado desde el SO y NE sobre la zona que ocupan la Compañía de Ingenieros Anfibios y el BIM5, como así también sobre los Regimientos 3 y 7 del Ejército Argentino y Sección Ametralladoras 12,7 mm de la Infantería de Marina.

23:00 horas: El enemigo ataca Two Sisters (RI4) y Monte Longdon (Compañía B/RI7 y Sec. Amet 12,7mm de la IM) donde pierden la vida heroicamente en combate los Conscriptos de Infantería de Marina Clase 1962 Jorge INCHAUSPE, Jorge MACIEL, Sergio GIUSSEPETTI, Luis FERNANDEZ y Claudio SCAGLIONE integrantes de la Ca Amet 12,7mm.

Sobre la medianoche el enemigo británico lanza su ataque final sobre Longdon, Harriet y Dos Hermanas.

Soldados británicos heridos y auxiliados


Ataque a la posición del RI 7 en Monte Longdon

Durante las horas de luz del día 11 de junio se observan numerosos y constantes desplazamientos de helicópteros en la zona de Monte Kent, fuera del alcance de las armas de la posición. Al caer la noche, se intensifica el fuego enemigo sobre la posición, el que alcanza su mayor magnitud a partir de las 20:30 horas. Se cortan los tendidos telefónicos, y las distintas fracciones quedan comunicadas sólo por radio. El radar se apaga, pues, aparentemente, el enemigo que bate su posición ha detectado su ubicación. Personal de comunicaciones, bajo el fuego, intenta restablecer las comunicaciones alámbricas, lo que se logra parcialmente.

A las 21:30 horas el Subteniente Baldini, Jefe de la 1ra Sección, informa que el enemigo ha logrado alcanzar las proximidades de sus posiciones y se halla empeñado en combate a distancias cortas, aprestandose a ejecutar un contraataque sobre su flanco derecho. Inmediatamente se pierde comunicación con el. La 1ra Sección, empeñada en combate cuerpo a cuerpo con el enemigo, debe ceder la cresta de la altura. Deja varios heridos y muertos en el sector, y ocasiona bajas al enemigo. El combate se hace en extremo difícil para los efectivos propios, dada la carencia de visores nocturnos para utilizarlos con las armas automáticas y portátiles. Esto dificulta la efectividad de los fuegos. No obstante el ímpetu del ataque enemigo, este parece haber sido bloqueado, pero la situación se mantiene aún incierta. La artillería propia bate intermitentemente la retaguardia enemiga, aunque no pueden evaluarse sus efectos.
El Subteniente Baldini, que multiplica sus esfuerzos alentando a sus hombres, decide desalojar a las fuerzas enemigas de la altura. Para llevar a cabo esta acción, reúne un pequeño grupo de soldados de su sección e infantes de marina, y con ello se lanza al ataque. Iniciada la lucha el citado oficial se pone al frente de su fracción seguido a corta distancia por el Cabo Primero Ríos. Ambos son abatidos por ráfagas de ametralladoras, lo que hace que el resto del personal se vea obligado a mantenerse a cubierto, respondiendo el fuego enemigo.
Sobre la medianoche, el jefe del subsector ordena la Teniente Quiroga, Jefe de la 1ra Sección de la Compañía de Ingenieros 10, lanzar un contraataque sobre el sector de la 1ra Sección para recuperar sus posiciones y/o posibilitar el repliegue ordenado de sus efectivos. El Jefe de Sección, bajo intenso fuego y en medio de una situación confusa, reorganiza su personal y se lanza al ataque. El desplazamiento es penoso. Tal característica está motivada por las irregularidades del terreno, por la necesidad de avanzar ascendiendo la altura, y por la intensa acción del enemigo, el que, valido de sus medios de detección y observación nocturnos parece estar alentado sobre el movimiento. La fracción entra en combate con el enemigo a muy corta distancia, los cuales comienzan a replegarse. Finalmente, y próximo a alcanzar el objetivo, el ataque debe detenerse, pues los infantes ingleses comienzan a presionar sobre los flancos. Se generalizan intensos combates cuerpo a cuerpo, que producen bajas en ambos bandos. No obstante todo esto, la Sección logra bloquear el avance inglés y estabilizar la situación en el sector.

Desde la 23:00 horas, la 2da y 3ra Sección son presionadas intensamente por el enemigo desde el oeste, suroeste y noroeste. La situación se mantiene estable.

El Jefe de Subsector, que ya ha lanzado su única reserva, solicita al Jefe del R I 7, el refuerzo de sus efectivos para intentar otro contraataque sobre las fuerzas inglesas que han sido bloqueadas. El 12 de junio a las 02:00 horas arriba a su Puesto Comando el Jefe de la 1ra Sección C/RI 7, Teniente Castañeda, quien ha avanzado desde el Subsector Plata 1, hostigado por fuego enemigo. Inmediatamente es puesto en situación y se le ordena ejecutar un contraataque en dirección noroeste. Por medio de esta acción se busca envolver a los efectivos que enfrenta la Sección de Ingenieros y lo que queda de la 1ra Sección /B/RI 7.

En ese momento los Jefes de la 2da y 3ra Sección Sargento Primero González y Teniente Primero Neirotti, son heridos. El mando de sus fracciones quedan bajo las ordenes de los Suboficiales más antiguos. En ambos sectores se combaten con intensidad en cada posición.

La 1ra Sección/C/RI 7 del Teniente Castañeda avanza con dificultad, pero alcanza a las 03:00 horas la línea de contacto de las tropas en primera línea. Allí choca con importantes efectivos ingleses en avance, los que aparentemente intentan desbordar por el norte a la Sección de Ingenieros para cercarla. Se inician combates cuerpo a cuerpo y el enemigo se ve obligado a replegarse. Inmediatamente, un intenso fuego de morteros bate la zona de la Sección y obliga a los hombres a refugiarse en cualquier cubierta existente en el terreno. El enemigo reinicia el ataque su ataque con nuevos efectivos y el combate se generaliza nuevamente.

                                                    Soldados del 2 Para británicos listo para la acción

A las 05:00 horas la situación de la Compañía B/RI 7 es la siguiente:

El enemigo ataca desde el norte, noroeste, oeste y suroeste con efectivos a preciados en 5 a 6 Compañías, con masivo apoyo de fuego de artillería y morteros.

Si bien la posición resiste, ha sido penetrada en varios puntos, pese a la sostenida oposición de sus defensores.

No existen efectivos propios para contraatacar, pues todas las fracciones se encuentran aferradas.

Los niveles de existencia de munición en la posición son críticos. Parte del personal ha agotado su dotación, por lo que se impone un urgente abastecimiento.

Los apoyos de artillería propios, si bien han logrado neutralizar por momentos el ataque inglés, no han podido aliviar la presión general sobre las posiciones.

Se han producido numerosas bajas especialmente entre el personal de cuadros.

A las 06:30 horas , el Comandante de la Agrupación Puerto Argentino ordena:

Ejecutar el repliegue de la Compañía B/RI 7 hacia el sector de Wireless Ridge, según los planes previstos. En ese lugar deberá reorganizarse para estar en condiciones de entrar en combate a orden.

Apoyar el repliegue de la Compañía con el Grupo de Artillería Aerotransportado 4, batiendo las principales avenidas de aproximación del enemigo, desde el oeste y noroeste.

Ejecutar concentraciones masivas de artillería sobre la altura, una vez que la B/RI 7 la haya abandonado.

A las 06:45 horas, comienzan a desprenderse los efectivos de la B/RI 7. Ya por entonces, algunas posiciones han sido cercadas. Se combate retardantemente hasta que se alcanzan, aproximadamente a las 08:00 horas el subsector Plata 1.

Solamente 90 hombres de los 300 que habían participado en los combates descriptos alcanzan la nueva posición. El resto ha quedado herido, muerto o cercado. Dada la situación anímica y física en que se halla la tropa, después de soportar tantas tensiones y sacrificios, el Jefe del RI 7 considera necesario ordenar la marcha de los efectivos hacia Puerto Argentino, para su mayor reorganización y recuperación.
La Compañía B reforzada ha combatido intensamente durante 12 horas a distancias próximas en medio de la oscuridad. Su posición ha sido saturada desde el 8 de junio por fuegos terrestres, navales y aéreos, sin tener en cuenta otros bombardeos anteriores a esa fecha. También resultó atacada desde distintas direcciones, luchando contra un adversario para el cual la noche fue su mejor aliada.

FUENTES: El Malvinense, Datos de batallas y horas extraídas de las webs de “Bichos Verdes”  y del Ejército Argentino.

Compartir la nota en las redes
0