25 de septiembre: Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás

En septiembre de 1983, la población nicoleña se conmocionó con la noticia de que en diversas casas de familias se iluminaban los rosarios, despertando el sentimiento religioso de unos y el escepticismo de otros.

Mientras esto se repetía, cada vez con mas frecuencia, congregando al rezo del Santo Rosario a multitud de vecinos, a una mujer sencilla, buena esposa y madre ejemplar, comienza a aparecérsele la Santísima Virgen, registrándose el 25 de setiembre de 1983, como la fecha en que por primera vez experimenta este suceso maravilloso.
El mayor mérito de esta mujer consiste quizás, en la discreta conducta observada, ya que nunca intentó cobrar notoriedad pese al extraordinario privilegio de haber sido destinataria de tal gracia.

Comienza así el fluido e ininterrumpido dialogo, donde la Reina del Cielo , avala sus mensajes con citas bíblicas, cuya concordancia resultaría imposible explicar sin la intervención divina, por no contar la receptora, con la mas elemental instrucción bíblica, exegética y teológica necesaria, para armonizar los textos de los mensajes con los de la Palabra de Dios, en forma tan exacta.

Los mensajes, uno o varios por día, constituyen una verdadera catequesis, lo que es la originalidad de esta manifestación mariana, cuya principal temática, al estilo de Lourdes, Fátima o Lasalette, o cualquiera de las otras revelaciones de la Virgen son:

-La alianza entre Dios y su pueblo, la necesidad de la conversión de los pecadores.
-La recomendación insistente de orar por la paz del mundo.
-La conveniencia de difundir y practicar la devoción del Santo Rosario.
-La importancia de hacer penitencia y predicar la Palabra de Dios, tema este último, que adquiere en labios de la Virgen un carácter de suma urgencia, las frecuentes exhortaciones a la paz, al amor al prójimo.
-La necesidad de comulgar frecuentemente y orar pidiendo al Espíritu Santo.

La Virgen le dice a la mujer, que hay una imagen suya, bendecida por un Papa, es una imagen de madera de María del Rosario.

En efecto, para sorpresa de los sacerdotes, su imagen con el niño en sus brazos estaba allí desde hace muchos años, olvidada en el Campanario de la Iglesia Catedral.

La imagen es restaurada y puesta a la veneración del pueblo de Dios.

Las actas conservadas en la parroquia, dan fe de que la misma data de 100 años, época en que llega con motivo de la inauguración del templo parroquial y fue enviada desde Roma por León XIII, quien la bendijo, para que fuera honrada y bendijera al pueblo de San Nicolás.

Consta también en los archivos, que la cofradía del Santísimo Rosario, fundada por el entonces Cura Párroco, Mons. Cecarelli, rezó por primera vez la oración compuesta por Santo Domingo de Guzmán, frente a la venerada imagen, el 25 de setiembre de 1884.

La celeste aparición se manifiesta a la vidente, como la “Virgen del Rosario” y le comunica su complacencia en que, para distinguirla de los otros lugares donde se la venera con esa advocación, se la llama “MARÍA DEL ROSARIO DE SAN NICOLAS”

Y no hay duda que lo es, y de que tiene sobrados derechos, ya que antes de la creación del Curato de los Arroyos, aproximadamente a partir del año 1700, fue construida en la desembocadura del Arroyo del Medio, un oratorio en honor a la Santísima Virgen del Rosario, donde periódicamente se celebraban los oficios religiosos, pues era la única capilla de la entonces pequeña población nicoleña.

En 1730, se crea el Curato de los Arroyos con asiento en la actual ciudad de Rosario, y la Virgen del Rosario fue su Patrona. Dicha jurisdicción se extendía desde el Arroyo de la Hermanas, hasta el Río Carcarañá, perteneciendo a la misma la población de San Nicolás.

Posteriormente a su creación , Rafael de Aguiar, que tenia proyectada la capilla en honor a San Nicolás, hizo reconstruir el oratorio del Rosario (del Arroyo del Medio) , pues un malón lo había destruido parcialmente.

En la segunda mitad del siglo pasado, cuando explota el polvorín cercano al viejo Templo de San Nicolás, se recupera de entre los escombros, ya que el Templo se había derrumbado, la única imagen de la Virgen del Rosario.

Esta sucinta narración histórica es para revalidar los títulos de Nuestra Señora, la que con dulzura, pero con firmeza, exige se atienda sus pedidos y se trasmitan sus mensajes, basta como ejemplo que:

La Santísima Virgen María le dice a la señora:

Leed Exodo 25,8

“Háganme un santuario, para que Yo habite entre ellos”

“Haz que te apoyen en lo que dices. Quiero estar cerca de vosotros”

Nuestra Señora le expresa, además, a la mujer, su deseo de que se construya un Santuario en su honor, indicándole a la vidente, el lugar donde quiere que esté ubicado y como quiere que sea.

Dice la Santísima Virgen:
“Lo dicen las escrituras, cumplid Mis palabras”

Concurriendo una noche al terreno indicado por la Virgen, acompañada por un grupo de personas, la mujer que recibe los mensajes ve una intensa luz, que bajando del cielo señala el lugar, (La luz fue vista también por una niña de nueve años).

El predio, situado junto al río, estaba entonces, lleno de unos arbustos denominados “tutias” llamados también “Cardos de María“, que a raíz de las fuertes heladas del crudo invierno de 1984 se secaron, permaneciendo fresco y lozano, únicamente aquel, sobre el que cayó el haz de luz.

El sitio elegido y santificado por María, comenzó a ser objeto de la visita de quienes llegan orando y pidiendo gracias, habiendo Ella (La santísima Virgen) expresado el deseo de que invite a rezar en ese lugar consagrado, al que atraerá a sus hijos.

Es de notar, que en ese lugar, durante 25 años estuvo una gran villa de emergencia (llamada Villa Pulmón), en la cual había una capilla en honor a la Virgen de Itatí .

Dice la Santísima Virgen:

2-2-85 463

Bendito el momento en que el Señor eligió a este pueblo, y bendito porque lo eligió para que Yo tenga mi gran casa, esa casa que será de paz y sosiego, lugar en donde acunaré, a millares de hijos, que vendrán en busca de amor.

Asistiré a los enfermos, a los caídos, a todo hijo perteneciente a la gran familia de Dios, porque mi Misión es atender al rebaño del Señor.
Gloria a Dios

El 25 de Julio de 1985, humildemente la comunidad de San Nicolás de los Arroyos, conjuntamente con miles de fieles y peregrinos emprenden la tarea de construir el Santuario para nuestra Madre.

Dice la Santísima Virgen:

En este Santuario, es oída por Mí, la voz de aquellos hijos que elevan su oración con profundo amor a Dios.
Mi Amor, cae como lluvia sobre los corazones ávidos de la misericordia del Señor.
Hijos, venid a Mi.

Sea este mensaje conocido por todos tus hermanos.

Por Santuario debe entenderse comno dijo la Virgen como al Templo que protección de Dios para sus hijos; se acude allí para rendir culto al Señor; y pedir por la salud física y un espíritu firme, cimentado en la fe.

El Templo es protección de Dios para el alma que habita en la tierra y aspira al Cielo.
Quiero su terminación total; eso significa: La construcción material, para la reconstrucción espiritual de las almas del Señor.

En el mes de marzo del 2000, una imagen replica de María del Rosario de San Nicolás fue llevada a Roma.
Esta imagen fue bendecida por el Santo Padre Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

El primer mensaje que da la Santa Madre de Dios a la vidente es justamente un texto bíblico. Debemos aclarar que por vidente se entiende a quien recibe mensajes de la Santísima Virgen o Jesús.

Los mensajes, en su mayoría prometen colmar de bendiciones, de paz y alegría a su pueblo acercándonos a Dios, Nuestro Señor.

Los mensajes fueron analizados por teólogos, quienes aseguran, que no solo no se encuentran en ellos nada que no sea contrario a la fe y a la Doctrina de la Iglesia, lo que es más, son -pese a su sencillez- de una profundidad que abruman, pudiendo ser entendidos y aprovechados tanto por los sabios como por la gente sencilla, quienes encontrarán en ellos, la siempre lozana frescura de la Palabra de Dios, que no cambia.

Son llamados amorosos de la Madre del Cielo, tratando de orientar a sus hijos, repitiéndose a veces las recomendaciones, sin un orden preestablecido, tal como suelen hacerlo las madres de la tierra.

El 2 de diciembre de 1984, la Virgen le dijo a Gladys:

Dice la Santísima Virgen:

“Debéis hacer acuñar una medalla con mi advocación de María del Rosario de San Nicolás, y en el reverso, la Santísima Trinidad con 7 estrellas”.

El 25 de septiembre de 1985, segundo aniversario de la primera aparición, le dice a la vidente:

“Hija mía, te diré el significado de las 7 estrellas: Son 7 gracias que mi Hijo Jesucristo concederá a quien la lleve sobre su pecho.

Alabado sea el Señor.”

Es decir la medalla tiene un triangulo con estrellas en sus vértices y con tres mas rodeando cada lado.El triangulo con tres estrellas representa la Santísima Trinidad. Las Siete estrellas circundantes son siete gracias que Jesucristo concederá a quien lleve la medalla sobre su pecho.

El 5 de marzo de 1986 la Virgen le pide a Gladys que se haga un escapulario:

Dice la Santísima Virgen :

“Hija mía: Encárgate de que se haga un Escapulario.
Que sea de color blanco, ya que el blanco es el símbolo de la pureza.
Mi imagen llevará los colores celeste y rosado.

Este Escapulario deberá ser destinado a los enfermos del cuerpo y del alma, y lo llevará aquel que realmente sienta esa necesidad en su corazón, porque con el Escapulario, irá el compromiso de orar a María del Rosario.

Este pedido apremia.
Amén. Amén”.

Con un decreto el obispo concedió la aprobación para el Escapulario de María del Rosario, no considerando necesaria la imposición solemne, sino que fuese bendecido por un Sacerdote, con la fórmula habitual.

Los estigmas de La Pasión de Jesús presentes en Gladys Motta

Gladys estaba acostumbrada a pasar desapercibida, pero esto se le hace cada vez más difícil porque muchos acuden a ella por ser la mensajera de la Virgen, además de la curiosidad que despiertan sus estigmas, los cuales, al principio, no eran visibles, sino mostraban una inflamación interior de la piel, irritación y dolor punzante; después se le presentaron los signos exteriores.
Los estigmas se hacen más evidentes durante la Cuaresma.
En ocasiones, Nuestro Señor Jesucristo le ha participado a Gladys los dolores de su Pasión.

El Padre Carlos Pérez, Director Espiritual de Gladys, y Asesor Pastoral de todo lo referente al culto a la Virgen del Rosario, ha expresado lo siguiente: “Quiero dejar expresa constancia de que me siento profundamente convencido de la autenticidad de este hecho, como consecuencia de todo lo que me tocó vivir como receptáculo de las vivencias de la Sra. de Motta… Las cosas del cielo, diríamos que la han sacado de un modo simplemente humano de verlas, para vivir el gusto de la presencia del Señor, en las manifestaciones de la Virgen… Los sufrimientos que esta misión le han significado a la señora de Motta sería muy difícil explicarlos en palabras. El principal es la incomprensión, por cuanto vive una experiencia inexpresable y las palabras no le alcanzan…”
Muchos Santos o videntes, (de un modo u otro, instrumentos eficientes de Dios) sufren los estigmas de la Pasión del Señor.
Esto es parte de los misterios del Cielo. Con estudiar la vida del Padre Pío podremos entender a las claras cuán importante es entregarse a sufrir, aunque más no sea una parte de lo que Jesús sufrió y aún sufre por nosotros.

¿Como nace un nuevo Santuario en la Iglesia?

Mons. Castagna con motivo de la celebración del décimo aniversario del acontecimiento mariano de San Nicolás, a la manera de una etiología, nos responde:

El 25 de septiembre de 1983, por esos designios admirables de la Providencia, se iniciaba un acontecimiento que con el correr de los años adquiriría aquí proporciones entonces insospechadas.
Se vuelve a repetir un estilo propio de Dios… Este lugar que el 25 de marzo de 1986 califiqué como “consagrado por la devoción popular” se ha convertido rápidamente en un Santuario mariano.

Y en relación a la intervención de María, dirá:

Un signo claro de la misión maternal de María es el surgimiento de innumerables santuarios marianos; ya que “Todo nuestro continente muestra las huellas luminosas e imborrables de su paso y presencia celestial.

En tono casi emocionado, Mons. Castagna remata esta etiología:

Cuando pude comprobar la constancia y crecimiento del movimiento devocional, que tiene aquí su epicentro, he confesado, profundamente convencido “ha nacido un nuevo Santuario” , del cual desea que manifieste ante los peregrinos que llegan a él su carácter latinoamericano.

Este “Santuario… de increíble juventud” sin embargo, desarrolla su peculiar actividad al estilo de los viejos y tradicionales santuarios.
Pero, esa juventud no impide que la proyección espiritual producida hacia la totalidad del pueblo argentino, y hacia países hermanos y vecinos, haga que se asome, como lugar excepcional de peregrinación a dimensiones cada vez mas amplias y universales”, a lo que se le ha sumado la entrega de replicas de la sagrada imagen para ser entronizadas en diversos lugares del país.

El nuevo Santuario por otra parte acoge e incorpora, espontáneamente replicas diversas, como Ntra. Sra. de Luján, Ntra. Sra. de Guadalupe, Ntra. Sra. de Fátima, Ntra. Sra. de Lourdes, entre otras, que son así expuestas a la veneración de los peregrinos; quedando de manifiesto la unidad de las diversas advocaciones marianas.

El Santuario visible, que tiene en los aportes del pueblo a su “único padrino“; es expresión visible del que está ya edificado en los corazones de miles de peregrinos; y no deben ahorrarse esfuerzos por desplazar todo intento mercantilizador en los alrededores de este Santuario y campo de María.
El Acontecimiento Mariano de San Nicolás fue discernido por el Obispo Diocesano de San Nicolás de los Arroyos, autoridad ordinaria de la Iglesia Católica en San Nicolás, quien tiene la autoridad canónica para realizar el discernimiento de dicho acontecimiento. En este marco el Obispo de entonces Mons. Domingo Salvador Castagna aprobó la publicación y difusión de los Mensajes de María del Rosario en San Nicolás y ordenó la construcción de un Santuario, erigiendo el mismo canónicamente, tal como la Virgen lo había pedido y presidiendo él mismo las procesiones y misas durante los días 25 de cada mes.
Esta actitud pastoral fue continuada de la misma manera por sus sucesores: Mons. Mario Luis Bautista Maulión y Mons. Héctor Sabatino Cardelli (este último actual Obispo Diocesano) hasta el día de hoy.
El Acontecimiento Mariano de San Nicolás tiene como característica propia que “Ocurre en el Seno de la Iglesia”.

“No cabe duda: este hecho seguirá creciendo. Por sus frutos espirituales, dio prueba de su autenticidad”
Mons. Domingo Salvador Castagna
25 de Julio de 1990

Elementos simbólicos

Si miramos a la imagen de Maria del Rosario, veremos varios elementos importantes:

-Su Mirada Maternal

-Sus manos que sostienen el Rosario y están llenas de promesas.

-Su manto que quiere cobijarnos nada Su Rostro

-Su Rostro que muestra la belleza de su misterio

-Su color celeste Su color celeste que nos habla del cielo

Existe elementos esenciales, en la Imagen de María, que nos muestran los caminos que Ella nos ofrece para la conversión personal y para congregarnos en la Unidad.

Los cinco caminos de María

El Rosario
Nos ofrece el Rosario, aquí encontramos el llamado a la oración, la Vida Sacramental. En el esta la creciente unión con Dios. Es un llamado a la oración.

Comunión Fraterna
Nos ofrece el Don de su Maternidad, se nos ofrece Ella misma, para congregarnos como Madre en la unidad de un solo Cuerpo. Nos llama a la comunión fraterna.

Conversión
Nos ofrece a su Hijo, en el la Palabra y el Amor del Padre. El encuentro con el Hijo nos convierte en otros Cristos. Aquí descubrimos el valor del Sacramento de la Reconciliación.

Misión
Nos muestra su gesto de caminar, allí descubrimos su pedido insistente para que la sigamos como Misionera y Estrella de la Evangelización. Es decir nos llama a la Misión, que es el anuncio de la salvación que nos trae Jesús.

Consagración
Nos ofrece su Corazón, en el encontramos su Amor de Madre y su invitación para la Consagración de nuestra vida, este es un Camino para crecer en la Gracia y aspirar a la santidad.

Compartir esta nota en las redes...