21 febrero 2024

Compartir la noticia:

Conquistador de la Antártida. Fundó las primeras bases del país en el continente blanco. En 1982, ya retirado, con 78 años de edad se ofreció estrellarse como kamikaze contra el portaaviones británico Invincible. Conozca su vida, su historia…

Su vida

Hablar del General de División (RE) Hernán Pujato, quien falleció a los 99 años, es hablar de la presencia argentina en la Antártida, de la proeza de conquistar el continente blanco cuando la tecnología y las comunicaciones eran casi fantasías literarias. La relación de la Antártida y la Argentina había comenzado el 22 de febrero de 1904, cuando se tomó posesión en la isla Laurie de la estación meteorológica Orcadas, hoy a cargo de la Armada, que había sido instalada por una expedición escocesa poco tiempo antes.

Nacido el 5 de junio de 1904 en Diamante, Entre Ríos, Pujato egresó del Colegio Militar en 1938 y fue destinado al Centro de Instrucción de Montaña, en Mendoza, donde iba a incrementar sus conocimientos sobre la vida en la montaña.

En 1944, fue nombrado jefe de la Agrupación Patagonia y se dedicó casi por tres años a efectuar expediciones en el Sur, en las que más de una vez arriesgó la vida. El año 1947 fue decisivo en su carrera militar y en la concreción de sus anhelos de expedicionario. Nombrado agregado militar en Bolivia, tuvo la oportunidad de explicar su proyecto antártico al entonces presidente Juan Domingo Perón.

Tres años después, en 1950, un acuerdo de ministros aprobó los propósitos de la expedición antártica que Pujato, con el grado de coronel, puso en marcha sin pausa. El 12 de febrero de 1951, partió de Buenos Aires como líder de la Primera Expedición Científica a la Antártida Continental. Treinta y siete días más tarde, junto a una dotación de siete personas, izó por primera vez la bandera nacional al sur del círculo polar antártico al inaugurar la Base General San Martín.

De regreso a Buenos Aires, se convirtió en el primer director del Instituto Antártico Argentino, que había sido creado por Perón el mismo día en que la expedición zarpó al continente blanco. Ya como general de brigada, el 20 de diciembre de 1954 fundó la Base General Belgrano, en el corazón de los hielos eternos. En 1980 debió ser reubicada por razones glaciológicas, ya que estaba emplazada sobre el hielo flotante de la barrera de Flichner, en el mar de Weddell. (Biografía extraída del Instituto Antártico Argentino)

Malvinas y Pujato

El patriota que había consagrado su vida a asegurar los confines australes para el patrimonio de la Argentinidad, el montañista recio que no retrocedía ante el clima más riguroso de la Tierra, había sido vencido no por los hielos eternos, no por las potencias extranjeras, sino por quienes gobernaban ahora su país. Pidió el pase a retiro y se ausentó por un tiempo. No había podido alcanzar el Polo Sur, pero ya había encontrado quien pudiese terminar lo que él comenzó: el Coronel Jorge Leal.

A fines de 1982, cuando una poderosa Fuerza de Tareas británica se aprestaba a atacar las islas Malvinas, un general retirado de 78 años se presentó al comandante del Ejército ofreciéndose como piloto para estrellarse con un avión cargado de explosivos contra el buque insignia (el portaaviones HMS Invincible) del enemigo. Los militares, abrumados por el gesto, rechazaron cortésmente el pedido.

Hernán Pujato falleció el 7 de septiembre de 2003 en el Hospital Militar de Campo de Mayo, a los 99 años de edad.