9 de mayo de 1982: hundimiento del Narwal y ataque cobarde del enemigo pirata

Compartir la noticia:

Audio histórico del momento del ataque y al momento de que los aviones ingleses hunden los botes salvavidas con total enquina, fiel a la «caballerosidad» británica…

El pesquero argentino Narwal, cumplía tareas de inteligencia, no llevaba armamento a bordo. Los aviones ingleses no solo atacaron al barco, sino también a los botes y balsas salvavidas. Un crimen de guerra impune. ¿Acaso esto no es delito de lesa humanidad?

SOS RADIAL DEL PESQUERO NARWAL SIENDO ATACADO POR SEA HARRIERS QUE HUNDIERON AMETRALLANDO LAS BALSAS Y BOTES SALVAVIDAS

Aporte de los Veteranos de Guerra del Chubut.- 9 de Mayo de 1982. (Documento sonoro) El S.O.S Radial del Pesquero Narwal durante el cobarde ataque de los Sea Harrier ingleses.

Mientras, el pesquero argentino Narwal se encontraba navegando en 52º 45′ S y 58º 02′ O, fue atacado por dos Sea Harrier, (Fl Lt Morgan y Lt Cdr Batt), con bombas y cañones; luego, cuando parte de su tripulación había abandonado el buque, fue abordado por un helicóptero, (Lt Cdr Pollok del 846 Sgdn Hermes), y capturado por personal de comandos. El Narwal se hundió al día siguiente mientras era remolcado. Entre los prisioneros, veinticinco en total, uno falleció, y doce resultaron heridos…

Así atacamos al Narwal ( Que dijeron los ingleses)
Al cumplirse 31 años del ataque y hundimiento del buque pesquero “NARWAL”, uno de los pilotos británicos que participó del primer ataque, el teniente de patrulla Dave Morgan de la Royal Navy, nos dio su versión del hecho.

Durante el Conflicto del Atlántico Sur, el buque pesquero argentino NARWAL participó activamente, dentro y fuera de la Zona de Exclusión Total impuesta por la Gran Bretaña alrededor de las Islas Malvinas, en tareas de inteligencia electrónica, visual y de comunicaciones, a favor de las Fuerzas Armadas Argentinas.

Todos sus tripulantes, valientes civiles, pescadores de profesión, que aún sabiendo el riesgo que corrían, no dudaron en exponer sus vidas en esa difícil pero importante misión de guerra.

Hoy queremos presentar la versión de uno de los pilotos británicos que participó del primer ataque al buque pesquero “NARWAL” en la mañana de aquel 9 de Mayo de 1982.

Se trata del teniente de patrulla Dave Morgan, del Escuadrón Aeronaval 801º a bordo del portaaviones HMS “INVENCIBLE”. Es un relato desapasionado, frío, como si la vida humana no hubiese estado en juego en tan dramático episodio.

El Relato

“… – Habían pasado ocho días desde el primera ataque al aeropuerto de Port Stanley (Puerto Argentino), ese día teníamos que repetir la misón, pero esta vez desde 18.000 pies (6.000 metros). Por entonces nos dedicábamos a hostigar a sus ocupantes; debíamos soltar las bombas sobre la pista. Pero se nos había ordenado cancelar la misión si la visibilidad no era óptima en la zona del blanco. No podíamos causar daños materiales ni víctimas en la población civil. Debíamos asegurarnos de no alcanzar la ciudad de Stanley.”

“Cuando llegamos sobre el blanco – continúa el teniente Morgan – las nubes cubrían completamente el aeropuerto y sus alrededores. Cancelamos el ataque y se nos reasignó para cumplir una misión de patrulla aérea de combate (PAC), seríamos dirigidos por el controlador radar del HMS “Coventry”, volaba en sección (dos aviones) con mi compañero “Gordie” (no identifica nombre ni rango). Nos alejamos a 18.000 pies, la artillería antiaérea de los argentinos había demostrado ser muy efectiva por debajo de esa altura – de hecho, mi avión fue alcanzado por munición de 20 mm el 1º de mayo – conecté mi radar y detecté un blanco en superficie (sobre el mar) a unas 60 millas al sudeste de Port Stanley, muy en el interior de la Zona de Exclusión Total. Informé al “Coventry” y pregunté si era uno de los nuestros. Contestaron que no y nos ordenaron investigar.”

“Volamos directo hacia el contacto – continúa relatando – descendimos a través de las nubes y emergimos a 500 pies (150 metros). Al acercarnos, constatamos que era un buque pesquero, un gran arrastrero por popa que llevaba rumbo oeste. Comunicamos la novedad y desde el “Coventry” se nos dijo que esperáramos.”

Era el Narwal

Hoy sabemos que ese contacto era el Buque Pesquero de bandera Argentina B/P “NARWAL”, sin armas, en tareas de inteligencia, tripulado por 24 bravos pescadores y su capitán es Alterio Wawata, el observador militar a bordo era, el entonces teniente de navío González Llanos.

El teniente de patrulla Dave Morgan, prosigue con su relato: “… – Esperamos un par de minutos orbitando el pesquero, hasta que desde el “Coventry” se nos ordenó: ¡Empeñen el blanco! Le comuniqué la orden a mi numeral, “Gordie”, quien me contestó: – Muy bien, voy primero, le disparo una ráfaga corta por la proa – Realizó la corrida de tiro, pero el pesquero continuó su marcha con rumbo oeste. “

Prosigue el teniente Morgan con su relato: “… – Todavía llevábamos la bomba de 1.000 libras (500 Kg) que deberíamos arrojar al mar debido a que no podíamos apontar en el portaaviones con ellas. Estaban calibradas para un ataque desde alta cota, con un retardo de siete segundos entre el lanzamiento y la activación de la espoleta. Ello quería decir que no tendrían tiempo de armarse si la arrojábamos en vuelo a baja altura, pero pensamos que nos daba lo mismo tirarlas sobre un buque argentino que en cualquier otra parte…” (sic)

Continúa con su relato: “… – Inicié mi corrida de bombardeo y la bomba, apuntada a la chimenea, cayó al mar junto al costado de estribor. Mi numeral siguió el ataque y su bomba cayó al costado de la banda de babor, cerca de la proa. Pero como esperábamos, todavía no se había armado y no explotó.”

“ – Como el arrastrero no detenía su marcha, – finaliza su relato el teniente Morgan – realizamos dos pasadas más, le disparamos más de 200 proyectiles de 30 mm cada uno, elegimos el sector del puente de mando y la zona de la sala de máquinas. La última pasada le obligó a parar máquinas, informamos de ello y mandaron unos helicópteros Sea King con dotaciones de presa para capturarlo.”

Conclusiones

En este frío y desapasionado relato, el teniente de patrulla Dave Morgan omite algunos detalles, quizás porque la velocidad de la maniobra luego de lanzar la bomba para ascender y realizar una nueva “percha” para la pasada de ametrallamiento, le impidió ver que su bomba sí explotó, bastante cerca del través de la banda de estribor del “Narwal”, esa fue la explosión que el capitán Asterio Wagata, no identificó y que expresó que destruyó dos camarotes. La pasada de ametrallamiento, la dirigida a la sala de máquinas, es la que destruyó varias mesas del comedor de la tripulación y la que hirió de muerte al contramaestre del “Narwal”, Omar Rupp.

El “Narwal” recibió otros dos ataques aéreos esa mañana, uno alcanzó las balsas, sin que se produjeran más víctimas fatales, pero once tripulantes sufrieron heridas, en su mayoría por esquirlas, de la munición fragmentada o de fragmentos del buque al ser “cosido” a tiros.

Los tripulantes fueron capturados y transferidos al HMS “Invencible”, este portaaviones fue atacado el día 30 de Mayo por una escuadrilla de aviones A-4C de la Fuerza Aérea Argentina, reforzada por una sección de aviones Super Etendart de la Aviación Naval que lanzaron un misil Exocet. El portaaviones, pese al secreto inglés, fue alcanzado y seriamente averiado. Hoy casi se puede afirmar que fue hundido. Sólo falta que Gran Bretaña explique, si se fabricaron tres de esos portaaviones (Clase Invincible), ¿porqué hoy sólo podemos contar dos en su inventario, por más que uno de ellos siga llevando el mismo nombre?

Oscar Filippi
Corresponsal Naval

Agregado del editor del periódico:

Los sobrevientes del pesquero Narwal, luego de ser bien recibidos en el portaaviones HMS Invincible, diez días después del ataque fueron llevados al HMS Uganda, buque hospital y más tarde trasladados a Montevideo, Uruguay.