Culminó el ejercicio conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales en Córdoba

Compartir la noticia:

Puerto Belgrano – La semana pasada finalizó el ejercicio conjunto Top Malo House de Fuerzas de Operaciones Especiales de las tres Fuerzas Armadas, que se llevó a cabo en la Guarnición Militar Córdoba de la Fuerza Aérea Argentina.

El mismo se enmarcó dentro de las actividades de la Comisión Malvinas 40 del Ministerio de Defensa y se desarrolló en homenaje al primer caído en combate durante la recuperación de las Islas Malvinas, Capitán de Fragata (PM) Pedro Edgardo Giachino, perteneciente a la Infantería de Marina de la Armada Argentina.

El adiestramiento fue ordenado por el Estado Mayor Conjunto y operacionalizado a través del Comando Conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales. Participaron del mismo, por la Armada, la Agrupación Comandos Anfibios (APCA) y la Agrupación Buzos Tácticos (APBT), bajo el comando del Jefe de la División Operaciones Navales Especiales, Capitán de Fragata Diego Flores; por el Ejército Argentino, las Compañías Comando Nº601, 602 y 603, Buzos de Ejército, Fuerzas Especiales y Compañía Apoyo; y por la Fuerza Aérea se desplegó el Grupo de Operaciones Especiales (GOE).

El despliegue, de más de un centenar de hombres, se realizó a bordo de un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea hacia la Escuela de Aviación Militar ubicada en la provincia de Córdoba. Una vez allí, y luego de efectuarse un hisopado a cada uno de los participantes que arrojó resultado negativo, se efectuaron ensayos y certificaciones para lanzamientos de apertura automática con caída a tierra y agua.

Luego de equiparse para efectuar saltos mediante sistemas automáticos, de apertura manual y mediante tándem, la Fuerza de Tarea Conjunta compuesta por Fuerzas de Operaciones Especiales recibió la orden de operaciones bajo una hipótesis de Operaciones Humanitarias en Ambientes Complejos.

Top Malo House

La operación Top Malo House previó una infiltración aérea nocturna de distintas unidades de Fuerzas de Operaciones Especiales sobre diversos puntos de despliegue inicial para efectuar tareas de seguridad solicitadas por la Organización de Naciones Unidas (ONU) a contingentes de personas cuya integridad estaba amenazada por supuestas hostilidades entre dos países. Logrado esto, debían escoltarlos hacia una zona segura para su posterior evacuación.

Una vez impartida la orden y establecidas las tareas de cada uno de los Grupos de Tareas que componían la Fuerza de Tarea Conjunta compuesta por Fuerzas de Operaciones Especiales, iniciaron su planeamiento y comunicaciones de coordinación mediante equipos especiales para delinear los procedimientos, zonas de operación y puntos de reunión. Luego cada fracción embarcó en el Hércules C-130 para efectuar los lanzamientos correspondientes sobre la zona prevista.

Una vez en el terreno, se estableció la Base de Operaciones de Comando (BOC) y se iniciaron las aproximaciones, primero lejana y luego cercana, de los distintos elementos hacia sus respectivos objetivos. Cuando estuvieron en la posición requerida, se efectuaron las comunicaciones con el comando superior, quien autorizó el avance final para desarrollar el asalto con munición de combate para neutralizar a las fuerzas hostiles y lograr el rescate, trasladándolos a sus respectivas zonas de evacuación.

El ejercicio estuvo supervisado por el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General de División Juan Martín Paleo; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, General de División Agustín Cejas; de la Fuerza Aérea, Brigadier Mayor Xavier Julián Isaac; y por el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Contraalmirante Juan Carlos Daniel Abbondanza.

El Jefe de la División Operaciones Navales Especiales, Capitán de Fragata Diego Flores, destacó que “el valor agregado de este adiestramiento fue desarrollar acciones conjuntas en técnicas de paracaidismo, despliegue rápido de fracciones y tiro efectivo, logrando un muy buen nivel de interoperabilidad y camaradería, por lo que nos sentimos muy conformes”.

Por su parte, el Comandante del APCA, Capitán de Corbeta Eduardo Álvarez, aseguró que “para la Agrupación Comandos Anfibios fue sumamente positivo porque pudimos no solo efectuar las certificaciones necesarias, sino lograr una exitosa interoperabilidad con nuestros pares de las otras Fuerzas”; y agregó: “Puedo afirmar que las Unidades de Operaciones Especiales de cada Fuerza interactúan con una estrecha coordinación en actividades conjuntas; y que este tipo de ejercitaciones, además de evidenciar un alto grado de profesionalismo por parte de sus participantes, consolidan los lazos de camaradería”.

Para la APBT, en tanto, el balance también fue a favor, ya que trabajar con las demás Fuerzas les permitió integrarse y relacionarse para cumplir la misión final, acrecentando la instrucción de sus integrantes en operaciones especiales.

Este ejercicio conjunto es el estadío previo de adiestramiento para el desarrollo, luego del año operativo de cada unidad de Fuerzas de Operaciones Especiales, del Ejercicio Conjunto Castor, previsto para fines de este año.