Sábado 1° de mayo de 1982: Reseña de La Gaceta Argentina

Compartir la noticia:

04:40. Un avión enemigo no identificado, ataca el Aeropuerto de Puerto Argentino, arrojando bombas de 450 kg cada una.

07:34. Explota en el Aeropuerto de Puerto Argentino, una bomba con retardo, arrojada durante la primera incursión del enemigo.

07:40. Se produce un segundo ataque del enemigo, con 4 aviones Sea Harrier sobre el Aeropuerto de Puerto Argentino y posiciones del BIM 5 con cohetes y cañones.

08:25. Tercera incursión aérea del enemigo con 4 aviones Sea Harrier, que arrojaron bombas sobre el Aeropuerto de Puerto Argentino, produciendo destrozos e incendios en las instalaciones del mismo. Un avión Sea Harrier, es derribado con el disparo de un misil superficie-aire Roland y otro Sea Harrier es derribado por los cañones bitubo de 35 mm o por un disparo de misil superficie-aire Tigercat.

08:15. El enemigo ataca el aeropuerto de Darwin con 4 aviones Sea Harrier, con bombas y cañones. Resultado del ataque: 2 aviones Pucará propios destruidos.

15:20. Un helicóptero enemigo ataca a una de las lanchas patrulleras de la Prefectura Naval Argentina, sin éxito.

16:00. Tres naves de guerra enemigas bombardean con fuego naval, a la posición del RI 25, sin causar bajas de importancia.

16:20. La Fuerza Aérea Argentina ataca con aviones Douglas A4, a buques de guerra enemigos, en la zona del canal Choiseul, produciendo daños mayores a un buque y daños menores (sin poder precisar el grado de destrucción) en las otras dos naves. El enemigo se dio a la fuga.

Comunicados de la Junta Militar

COMUNICADO DE LA JUNTA MILITAR N° 38

La Junta Militar comunica al pueblo de la nación,  que a la hora 04:40 del día de hoy, 1° de mayo de 1982, el Reino Unido de Gran Bretaña, atacó Puerto Argentino en las Islas Malvinas.
Dicho ataque fue llevado a cabo por aviones Harrier basados en portaaviones, y fue rechazado por la artillería antiaérea de las fuerzas que defienden nuestra soberanía.

COMUNICADO DE LA JUNTA MILITAR N° 39

La Junta Militar comunica al pueblo de la Nación Argentina que, el ataque a Puerto Argentino constituye otra flagrante violación a la Resolución 502 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, demostrando claramente el carácter de agresor, asumido por Gran Bretaña.
El ataque no ha afectado en absoluto, la capacidad defensiva organizada por las fuerzas armadas, en el territorio argentino recuperado.
El gobierno argentino ha dispuesto que la Cancillería efectúe urgentes presentaciones ante la OEA y las Naciones Unidas, a efectos de denunciar la agresión y reclamar las acciones correspondientes.

COMUNICADO DE LA JUNTA MILITAR N° 40

La Junta Militar comunica que, en razón de persistir Gran Bretaña en su actitud agresiva (la que se refleja entre otros actos, por las restricciones que pretende imponer al tránsito marítimo argentino en el Atlántico Sur) y en uso del derecho de autodefensa que establece el Art. 51 de la Carta de las Naciones Unidas, ha dispuesto que todo buque de bandera inglesa que navegue en la zona precitada, con rumbo al área de operaciones, y/o constituya presumiblemente una amenaza para la seguridad nacional, sea considerado hostil y se actúe en consecuencia.

COMUNICADO DE LA JUNTA MILITAR N° 41

Con relación con hechos que son de público conocimiento, desarrollados en las Islas Malvinas y de acuerdo con el  Comunicado Nº 15 de la Junta Militar, el gobierno de la Nación Argentina reitera que garantiza la seguridad de la vida, propiedad y derechos de los ciudadanos británicos y argentinos de habla inglesa, residentes en el territorio nacional e islas del Atlántico Sur y que reprimirá con toda la fuerza que la ley le otorga, cualquier acción en su contra, sea de hecho u ofensiva de su nacionalidad, símbolo o creencias, de acuerdo con lo establecido en la Legislación Argentina.

ACCIONES MILITARES 1° DE MAYO

Se comienzan a conocer a través de informes del Estado Mayor Conjunto, las acciones bélicas en el Atlántico Sur. La aviación británica ataca en cuatro ocasiones a Puerto Argentino. Helicópteros británicos operan contra Puerto Darwin.
Desde las fragatas británicas, cañonean Puerto Argentino. Los intentos de desembarco, fueron rechazados por fuerzas argentinas. Una fragata inglesa resulta averiada y cinco aviones Harrier destruidos. La clase 1961 es convocada. El presidente Galtieri, en un discurso dirigido al país, recalca que la Argentina «responderá al ataque».

No era aún la medianoche del 30 de abril de 1982, cuando rugieron sobre la isla Ascensión, dos bombarderos Vulcan de la Royal Air Force. Cada aparato cargaba nueve toneladas y media de bombas convencionales de alto poder explosivo. Algunos minutos más tarde, el avión guía que conducía la misión, anunciaba por radio, que problemas mecánicos de importancia lo obligaban a abortar el vuelo, por lo que regresó rápidamente a su base en Ascensión.

El Capitán Martin Withers, comandante del segundo avión, se limitó a anunciarles a sus cinco tripulantes, los peligros de la misión denominada «Black Buck», que implicaba cubrir un trayecto de 6.280 km sobre el Atlántico Sur, antes de identificar y bombardear una simple pista de aterrizaje, cuando el radio de acción del avión no era más de 2.740 km. No contaban además, con pistas alternativas utilizables, ni para casos de emergencia ni para reabastecimiento, como no fuera, quizás Río de Janeiro.

Este problema de radio de acción, no se podía resolver, más que recurriendo al reaprovisionamiento en vuelo. Se había provisto a los Vulcan, de una toma improvisada, y los pilotos no habían tenido más de dos semanas para entrenarse en la operación.
Once gigantescos aviones tanque, Victor, acompañaron al Vulcan , para servirles de cisternas volantes. Su altitud normal de vuelo era de 12.000 m, pero el reabastecimiento se realizaba a 9.300 m.

Cuando el Vulcan se aproximaba a las Islas Malvinas,descendió a 90 m de altitud, para minimizar el riesgo de ser detectado por los radares. A 75 km del objetivo, remontó a 3.000m, para la ejecución del bombardeo.
Verificó que el sistema de navegación lo hubiera llevado al objetivo predeterminado, luego tomó rumbo 235° y encaró la recta final, según un eje oblicuo con relación a la pista. El lanzamiento de las 21 bombas no duró más de 5 segundos.

Cuando las bombas se deslizaron hacia Puerto Argentino, el Vulcan ya estaba a 5 Kilómetros del lugar; de inmediato dio media vuelta, esperando la réplica argentina. No hubo disparo antiaéreo alguno en su dirección; solamente una indicación del sistema de detección, para alertar que un radar de tierra lo había detectado, a lo cual la tripulación conectó el sistema de contramedidas electrónicas (CME), para interferir el radar argentino.

Una bomba hizo impacto sobre la pista y las demás en sus inmediaciones.
Los pilotos británicos, habían elegido un eje de bombardeo «atravesado», para asegurar así que la pista recibiera al menos un impacto. Después de haber lanzado sus bombas, el Vulcan debía haber descendido a 90 m para escapar de la detección de los radares, pero su comandante prefirió, para economizar combustible, trepar inmediatamente al nivel crucero y ajustó los aceleradores al régimen de consumo mínimo.

Excitados por la idea de tomar parte en la acción, los pilotos de la FAA dejaron sus bases en el continente, distante aproximadamente 645 km, para cobrarse venganza sobre la flota británica. Los ataques iniciales, resultaron inconcluyentes y por eso, ese mismo día, los pilotos argentinos realizaron un ataque frontal más determinado. Pero la acción fue un error táctico. Tan pronto aparecieron los Mirage, los Sea Harrier maniobraron rápidamente para situarse a sus colas. Un AIM-9L Sidewinder lanzado por el teniente Paul Barton, aceleró inexorablemente hacia su desafortunada víctima distante apenas 1.600 m.

– Desde las 04:40 hs, momento en que se produjo el primer ataque británico sobre Puerto Argentino, se libran intensos combates en las proximidades de las islas Malvinas.

– Casi al filo de la medianoche, el presidente Galtieri dirigió un mensaje al país en el que, al referirse a las acciones bélicas iniciadas por Gran Bretaña en las islas Malvinas, enfatizó que a la Argentina no le quedaba otro recurso que responder con la acción militar. Puntualizó que ello nos costará muchas vidas y pérdidas materiales, pero que será mucho más alto el precio que paga y pagará la incalificable osadía del invasor, que ha cometido el imperdonable pecado político de confundir la prudencia con la debilidad.

– El gobierno argentino informó sobre el desarrollo de las acciones de guerra desencadenadas en las islas Malvinas.

– Washington: La Argentina dirigió notas al Consejo Permanente de la OEA y al presidente de la recién celebrada reunión de cancilleres americanos, en las que denuncia la actitud dual de Estados Unidos, que no hizo observación alguna en el citado encuentro y luego dispuso sanciones contra la Argentina y el apoyo a Gran Bretaña, en contra de lo aprobado, a lo que lo obliga su condición de firmante del TIAR y miembro de la OEA.

– Nueva York: La Argentina denunció ante la ONU, la agresión británica, a través de notas enviadas al secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar, del Perú, y al presidente del Consejo de Seguridad, Ling Qing, de China, por la cual se denuncia la violación por Gran Bretaña de la resolución 502.

– Nueva York: El gobierno británico entregó también una carta al Consejo, informando del bombardeo, que justifica como «un ejercicio de su inherente derecho de legítima defensa reconocido por el artículo 51 de la Carta de la ONU».

– Washington: El presidente Reagan manifestó su sorpresa por la agresión británica a las Islas Malvinas y dijo que los Estados Unidos permanecerán listos para ayudar a encontrar una solución pacífica. «Aún estamos dispuestos a ayudar y esperanzados en una solución pacífica» dijo Reagan antes de salir de la Casa Blanca hacia la base aérea Andrews.

– Madrid: España, miembro del Consejo de Seguridad, ha sido el primer país de Europa occidental en expresar su desaprobación hacia la política de Londres, en el litigio con la Argentina, al calificar de «error histórico» el ataque a las Malvinas. El comunicado reiteró la oposición española al uso de la fuerza y deploró que no se haya tenido en cuenta el problema colonial de fondo.

– Moscú: La Unión Soviética censuró duramente al presidente norteamericano Reagan por ofrecer ayuda a Gran Bretaña en el conflicto con la Argentina por las islas Malvinas: «haciendo a un lado la hipocresía de la diplomacia norteamericana -sostuvo la agencia noticiosas TASS- Reagan reafirmó la decisión de Washington de dar toda la asistencia necesaria a Gran Bretaña, para restablecer su dominio colonial». La versión sostuvo que el anuncio de Reagan de «sanciones militares y económicas» demostraba que su objetivo era consolidar los intereses británicos y norteamericanos en el Atlántico Sur. Esta misión sólo le permitió a Gran Bretaña ganar tiempo, a fin de llevar sus barcos de guerra a las Islas Malvinas y establecer un bloqueo militar alrededor del archipiélago.

– Bogotá: Mientras la totalidad de la prensa colombiana destacó hoy su apoyo irrestricto a la reivindicación argentina sobre las islas Malvinas, el gobierno del presidente Julio César Turbay Ayala, continuaba guardando silencio sobre el conflicto. En una nota editorial, el diario «El Tiempo» afirmó que «por elementales razones de fraternidad hemisférica, el pueblo colombiano, que tantos vínculos de diversa naturaleza ha tenido y tiene con la Argentina, espera que sus hermanos australes sortearán con éxito esta emergencia que los ha enfrentado».

– Brasilia: El vocero del gobierno brasileño, Bernardo Pericas, informó que el presidente

Joao Baptista Figueiredo deploró el ataque armado británico contra las islas Malvinas. En un comunicado, Brasil afirmó que «la acción militar viola el primer párrafo de la Resolución 502 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, del pasado 3 de abril, que pide el cese de hostilidades».

– Buenos Aires: La embajada japonesa en esta capital desmintió que su país hubiera aplicado sanciones económicas a la Argentina con motivo del conflicto de las islas Malvinas. En un comunicado señaló que «tiene el honor de informar a todos los medios de difusión de la República Argentina que las versiones difundidas por algunas agencias de noticias internacionales, en el sentido de que Japón había tomado sanciones económicas contra la República Argentina, son totalmente infundadas y carecen de veracidad».

– La Habana: El gobierno cubano acusó a Gran Bretaña de «interrumpir el proceso de negociación» en el conflicto sobre las Malvinas y ofreció apoyar a la Argentina «con todos los medios necesarios».

– Lima: El canciller peruano, Javier Arias Stella, acusó a los Estados Unidos de contribuir al incremento de hostilidades en la crisis de las Malvinas y, al mismo tiempo, indicó que su país considera, junto con otras naciones de la región, solicitar una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU. Arias Stella envió un mensaje a su colega argentino, Nicanor Costa Méndez, en el que le anuncia que Perú continuará realizando todos los esfuerzos posibles para una solución pacífica y justa a la crisis de las Malvinas. Por su parte, el presidente peruano, Fernando Belaúnde Terry envió una nota a su colega argentino, Leopoldo Galtieri, donde condenó «las medidas adoptadas por Estados Unidos a favor de Inglaterra y contra la Argentina». Asimismo, reiteró que la Argentina ostenta títulos ancestrales inobjetables.
– San José: El gobierno de Costa Rica afirmó que la decisión de Estados Unidos de aplicar sanciones a la Argentina, rompió la solidaridad continental y calificó, la posición como «contraria a la juridicidad interamericana».