Puertos patagónicos buscan negociar con los barcos chinos y españoles que pescan ilegalmente

Compartir la noticia:

Cientos de pesqueros chinos, españoles, británicos y de otras nacionalidades violan a diario la soberanía nacional y extraen cientos de miles de millones de dólares al año en recursos pesqueros. La idea de las autoridades patagónicas, es ofrecerles servicios comerciales. Igual que el ladrón que nos visita frecuentemente para robarnos algún objeto de nuestra casa, ahora le servimos un mate y medialunas, para que pueda seguir robando tranquilo y con mayor impunidad. ¿Qué medida tomará el gobierno nacional al respecto y las «comisiones» sobre el Atlántico Sur que dicen defender los intereses argentinos en nuestros mares?

No es la primera vez que las autoridades de Comodoro Rivadavia tienen actitudes contrarias a los intereses nacionales. En 2011 permitió la presencia de barcos británicos petroleros que se dirigían a explorar petróleo en las aguas de Malvinas (Stena Drillmax). En esa oportunidad se les brindó servicio como cualquier embarcación, sin tener en cuenta que se estaban violando varias leyes provinciales y nacionales. Incluso hubo fuertes protestas de la población, pero de nada sirvieron ya que el poder político de la provincia permitió el negocio.

A partir de la licitación que prepara el puerto de Comodoro Rivadavia para reactivar el astillero, se concretaron también reuniones con cámaras empresarias para evaluar posibles acuerdos con flotas que operan en la milla 201, con embarcaciones pesqueras de países como España y China. El objetivo de esas gestiones es ofrecer los futuros servicios de reparaciones navales a una gran cantidad de buques que, en la actualidad, demandan esos trabajos e insumos en puertos de Uruguay. También se exploran potenciales inversiones por parte de grandes empresas del gigante asiático.

“Es una posibilidad y también sabemos que es un tema controvertido –reconoció el administrador del puerto local, Favio Cambareri-. Durante muchos años se analizó y nunca se avanzó”, recordó, en referencia a las controversias que genera la actividad pesquera en el límite del mar continental, que en muchas ocasiones termina vulnerando la prohibición de ingresar a aguas argentinas.

Propuesta de los puertos de Comodoro y Caleta Olivia

Del mismo modo, el administrador portuario ponderó que hay buenas relaciones con los países que operan por fuera de la milla 200, como son China y España. “Creo que la industria naval es uno de los aspectos clave en esa conexión comercial con la milla 201, por lo que si pudiéramos radicar estas industrias o se pueden atraer inversiones en infraestructura portuaria o servicios, sería una gran contribución para el desarrollo de la economía regional”.

“Ellos tienen empresas muy grandes en la industria de la alimentación, que han financiado inversiones portuarias y quisimos conocer si habría interés, porque son los compradores del producto de la flota que opera en aguas internacionales; ellos mencionaron un antecedente, cuando en la década del 90 se estableció el sistema de charteos y los buques chinos podían ingresar para descargar capturas en puertos patagónicos, eso generó mucho trabajo en el puerto de Comodoro, con estadísticas record de ese tiempo. Nos preguntaron si se hablaba ahora de algo parecido, pero nosotros dijimos que no, que es algo totalmente diferente”.

Concretamente, los puertos de la región buscan interesar a empresas del gigante asiático no sólo en potenciales servicios de reparación o venta de insumos como combustibles y alimentos, sino también en inversiones de infraestructura: “Nosotros proponemos un corredor por el que puedan ingresar a aguas territoriales, sin autorización para pescar, pero que lleguen al puerto para abastecerse de servicios. También está la posibilidad de que si descargan productos, para poder almacenar y eventualmente procesar (en plantas a construir) en las áreas de zona franca, tanto en Comodoro como en Caleta Olivia, porque pensamos un corredor que integre a los puertos del golfo San Jorge. Se planteó el tema y quedamos para un próximo encuentro, porque no hay impedimentos legales para hacerlo y se podrían concretar algunos proyectos para potenciar productivamente a la región”, concluyó el administrador. Fuente