29 mayo 2024

Compartir la noticia:

Ante el Senado de la Nación, el canciller Santiago Cafiero echó la culpa a la provincia de Tierra del Fuego sobre la instalación de los radares y evadió responsabilidades. A la fecha, el gobierno argentino sigue sin hacerse cargo y no desactiva el funcionamiento de los radares.

Incluso Cafiero expresó que la Cancillería “adhiere al Informe del Ministerio de Defensa”, pero nada hace para defender la soberanía nacional, esperando que la provincia de Tierra del Fuego se haga cargo de un asunto de seguridad nacional.

Defendió también la gestión del embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Arguello, que promocionó la instalación de LeoLabs en el país.

En la reunión de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Senadores de la Nación llevada a cabo ayer a la tarde y a la que asistió Santiago Cafiero; se lo puede ver y escuchar al canciller diciendo primero que la Subsecretaría de Telecomunicaciones y Conectividad de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación “autorizó precariamente” el año pasado a LeoLabs a instalar el radar el Tolhuin, sin cumplir con “el proceso adecuado”, al no darle participación a la Cancillería, como tampoco al Ministerio de Defensa. Y en segundo término que Tierra del Fuego, “la provincia se excedió en sus atribuciones”, al otorgar –presumiblemente refiriéndose-, a la inscripción en la IGJ y la habilitación ambiental a LeoLabs Argentina SRL en Tierra del Fuego, debido a que nos son “las autoridades competentes”.