Piedra libre a vuelos piratas: Proyectan trasladar puesto de vigilancia aérea de Comodoro a Córdoba

El miércoles 12 de abril a las 22:44, un Airbus 330 de la Fuerza Aérea del Reino Unido despegó de la base militar de Mount Pleasant en las Islas Malvinas y atravesó parte del espacio argentino para aterrizar en San Pablo a las 0:47 de la madrugada del jueves 13. Un día después la operación volvió a su destino de origen utilizando la misma ruta.
Este hecho fue advertido por el Ministerio de Defensa de la Nación que no ocultó su malestar por la operación aérea, una más de las que se realizan entre el vecino país y las islas usurpadas por el gobierno del Reino Unido hace dos siglos.
Esta no habría sido la única operación que se detectó en el último tiempo en esa ruta vigilada por el Centro de Control Aéreo Comodoro Rivadavia que ahora será trasladado a Córdoba, en un ajuste implementado por la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), que más allá de dejar sin trabajo a 35 personas (si no aceptan mudarse) atenta contra el control de la soberanía.
Es que según pudo saber El Patagónico el traslado de la base, que tiene jurisdicción desde Bahía Blanca a Islas Malvinas, no solo afectará a los 35 trabajadores que deberán decidir entre dejar su fuente laboral, ser transferidos a la Torre de Control o mudarse a Córdoba, sino que también podría poner en peligro la eficacia en que se vigila el espacio aéreo.
El motivo sería básicamente la forma en que se realizan las comunicaciones desde este Centro de Control hacia la zona antártica e Islas Malvinas, con la utilización de equipos HF en vez de la fibra óptica que provee Telefónica.
DISTANCIAS QUE COMPLICAN
Según explicó una fuente que pidió resguardar su nombre, el proyecto que pretende implementar en Córdoba EANA tiene “previsto que el control aéreo se haga de la misma manera que ahora, pero se sabe que esto no es posible, sobre todo por el tema de las comunicaciones”.
En este sentido, aseguró la fuente que “no es lo mismo tener una comunicación desde Córdoba con El Calafate, Río Grande o Ushuaia, a como se tiene acá, que está en el centro de la región patagónica”.
Y explicó: “lo problemático es cuando se cortan las comunicaciones. Vos la podes restablecer más rápido y en la ciudad de Córdoba sería más problemático porque allá tienen permanentemente complicaciones y todo depende de la comunicación que vos tenés con el piloto. Ese es el gran problema porque no tenés ninguna garantía de que se pueda realizar desde un lugar tan lejano, y acá cuando tenés problemas con las comunicaciones se utiliza otro equipo HF que en Córdoba no utilizan porque tampoco pueden tener un alcance tan alejado”.
Por esta razón, el especialista aseguró que se pondría en peligro el control de la soberanía aérea del Atlántico Sur, un punto básico desde un punto de vista geopolítico y estratégico.
Por el momento, los trabajadores esperan que se concreten las reuniones pautadas con legisladores nacionales. Mientras tanto, hoy mantendrán una reunión con la abogada de la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación (ATEPSA), que les brindará asesoramiento sobre la situación que les está tocando atravesar.
Fuente: El Patagónico

Compartir esta nota en las redes...