Prefectura Naval en persecución contra otro pesquero ilegal: huyó a Malvinas

Cada vez que Prefectura Naval detecta un pesquero ilegal en el Mar Argentino, éste huye hacia las aguas usurpadas por Gran Bretaña para evitar ser interceptado por los buques nacionales. De esta forma, implícitamente, los ingleses colaboran con la pesca ilegal. Pues los buques navales británicos no capturan la pesquero en reciprocidad, sino que lo dejan atracar en Puerto Argentino y abastecerse. Incluso a veces, descarga el botín, para continuar con la tradición pirata de robar lo ajeno. Aquí, los británicos realizan doble delito: nos usurpan medio Mar Argentino y sus recursos ictícolas, controlandola como propia y expidiendo licencias millonarias. Y además, utilizan a pesqueros chinos para ingresar ilegalmente a la ZEE nacional, para seguir robando nuestros recursos del lado que no controlan con la fuerza de las armas.

Desde las 01.53 del día de ayer el guardacostas GC24 Mantilla detectó un buque pesquero Potero sin identificación AIS en posición S 46º 33’ 04” / W 060º 57’ 10” pescando a 0,918 MN dentro de la ZEE.

Al intentar ser detenido para inspección, el buque emprendió la huida hacia la Zona de conservación MALVINAS. A partir de ese momento se inició la persecución siguiendo los pasos indicados por el protocolo de actuación para unidades de Superficie. Se trata del Buque Pesquero JING YUAN 626, Bandera REUBLICA POPULAR CHINA.
La situación fue puesta en conocimiento del Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia, al Vicecanciller del Gobierno de la bandera del buque y del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, recibiendo de este último directivas de no ingresar en el área Malvinas, tomando todos los recaudos necesarios para no causar daños a la tripulación del buque infractor.
El buque infractor se encuentra acompañado de otros cuatro buques de la misma bandera que hostigan permanentemente al buque policial, entorpeciendo las maniobras de aprensión.
Las acciones emprendidas hasta el momento incluyen comunicaciones de detención; disparos intimidatorios de armamento liviano; disparos intimidatorios con ametralladora 12,7 mm. y actualmente disparos de cañón de 20 mm a la estructura de la proa, sin que el buque evidencie intenciones de detenerse.

A las 09.50 hs. del 01/03 se suspendió la persecución por Orden de Cancilleria Argentina, al haber ingresado el infractor a la zona exclusión Malvinas. De esta manera, Cancillería está reconociendo límites ante el Reino Unido de Gran Bretaña.

La persecución no debió cesar, pues la pesca ilegal es un delito que debiera haber tenido el auxilio de la flota británica, en el caso de que se le reproche al buque de Prefectura, haber entrado a la zona usurpada por los británicos.

Para la búsqueda del San Juan, Gran Bretaña fingió de colaborar y dar total apoyo, algo simbólico. Pero para evitar la depredación y la pesca ilegal, nada sucede. Pues son los mismos británicos que se benefician de esta situación. Argentina continúa entregando soberanía. Si no se defiende lo que nos es propio por derecho, a la larga, se pierde.

Recordemos que el submarino ARA San Juan, participaba activamente, controlando la pesca ilegal cuando desaparació misteriosamente, el 15 de noviembre pasado.

Compartir esta nota en las redes...