A 11 años del fallecimiento del patriota Mohamed Alí Seineldín

Compartir la noticia:

Informe especial… «No hay esperanza donde la corrupcion se instala. No habrá paz, donde haya un pueblo sometido y humillado. Y no hay porvenir, donde no esté asegurado el futuro de la Patria…»;
«Mientras haya tan solo un grupo de Argentinos, que resistan a ser conquistados, la patria vive…»

El 2 de septiembre de 2009, por la tarde, Seineldín emprendía su paso a la inmortalidad. Un patriota, un amante de la verdad y la libertad. Querido por ideólogos de izquierda, de derecha… no sembraba odios. Con su espíritu de lucha, contagió a los miles y a los honestos que seguían y admiraban su camino. Hoy lo recordamos con un informe especial…

Mohamed Alí Seineldin, nacido en Concepción del Uruguay el 12 de noviembre de 1933, falleció a los 75 años de edad, tras surfrir un paro cardiorrespiratorio. Trabajó hasta el último momento de su vida por la Patria.

Para saber quién fue y que ideas tenía, qué mejor que escucharlo a él: «Pertenezco a una línea del Ejército que es una línea cristiana, patriota y constitucionalista. Mejor un gobierno civil malo que un gobierno militar bueno», expresaba en el año 2002 en una entrevista con Jorge Lanata.

El 3 de diciembre de 1990, se produce un levantamiento militar, caratulado por los medios de masas como un intento de golpe de Estado. Ante ello, Seineldín en su oportunidad de defensa expresó a la Justicia:

«Señor Presidente deposito en esta Honorable Cámara, mi confianza en que, el justo veredicto, contribuirá a la solución de esta grave situación que aqueja al Ejército y a la Defensa Nacional. Impulsados por nuestras justas Banderas, establecidas en la Constitución Nacional, Leyes y Reglamentos Militares y avalados por los camaradas muertos, lisiados, heridos y exiliados, expreso mi voluntad, ayudándome en el común dicho del General San Martín “Cuando la Patria Peligra, todo es lícito, menos dejarla Padecer”.

«Referente a los hechos Militares sucedidos en el día de la fecha, pongo en su conocimiento que asumo la total responsabilidad de los mismos, a pesar de no haber estado presente y alejado de la zona de operaciones.
Dejo constancia que, todos los Jefes Superiores, Jefes Subalternos, Oficiales y Suboficiales del Ejército y de la Prefectura Naval Argentina, cumplieron las estrictas ordenes que les impartí.»

La Justicia falló: «no se trató de un golpe de estado, ni siquiera en grado de tentativa». Sin embargo, la prensa nacional, siempre difundió lo contrario.

¿Qué hizo Seineldín?

Larga es su historia, pero jamás se lo puede confundir como un «golpista». Pues sus pronunciamientos siempre han sido en favor del pueblo, y jamás pretendió atentar contra la soberanía popular.

Seineldín explicó en sus alegatos los motivos por los cuales en diciembre de 1990 se lo consideró responsable del alzamiento carapintada.

«Mi grado de coronel de la Nación, aprobado por el Honorable Congreso, me agrega facultades además de las del Ejército, las correspondientes a la Nación. Para poder cumplir con estas facultades, me obliga a conocer y analizar toda la problemática nacional, por circunstancias que la Defensa Nacional, abarca la totalidad de la Patria. Por su puesto que, este conocimiento se refiere a la Gran Política y no a la Política Partidista, donde jamás intervine, pues mi finalidad como soldado es velar por la Patria y sus Principios (que es lo permanente) y no por el Partido (que no es lo Permanente). El grado además, por el nivel de responsabilidad, me faculta a expresarme con claridad, cuando los problemas existentes revistan tal gravedad, como los que trataremos ante esta Honorable Cámara.»

«Antes estas circunstancias se produjo en mi un choque Espiritual, entre el deber de la obediencia y la voz de la Conciencia, prevaleciendo esta última, al quedarme cerrado todos los caminos de la Razón.»

En su alegato de defensa, explicando el por qué de esos alzamientos, expone en el año 1990, todo los males que vendrían a la Nación si no se actuaba. Se anticipó así, al problema masivo de la droga, inseguridad, carencia de sistema de salud y educación adecuados, el desarme de las FFAA, el debilitamiento de los partidos políticos, los poderes del Estado en crisis, la inseguridad jurídica-política-social y económica, en la que hoy 2020, está sumergida el país.

Él, anticipó lo que sucedería si no se aplicaban cambios. Nadie lo escuchó, y se lo catalogó de golpista, ya que no le convenía al poder político ni a los intereses económicos extranjeros, que una persona con tan grandes conocimientos, estuviera suelta en la sociedad «creando conciencia».

Dejamos un link para bajar el alegato de defensa para quien le interese leer, y vea el por qué del alzamiento de Seneldín, que no obedeció en nada al quebrantamiento de la democracia, sino a fortalecer el sistema republicano que expresa nuestra Constitución Nacional.

Alegato del Coronel Seineldín ante la Cámara Federal (click para acceder)

LIBRO DE SEINELDIN. El nuevo orden mundial.

Carta de Delicia Giachino a Seneldín

3 de diciembre: 23 años del levantamiento contra el Nuevo Orden Mundial