Aniversario de enganche de correspondencia desde un avión en la base Alte. Brown

Compartir la noticia:

El día 21 de mayo de 1973 en la Estación Científica Almirante Brown, se realizó el primer enganche de correspondencia en la Antártida desde un avión en pleno vuelo, operación realizada por un Twin Otter de la Fuerza Aérea Argentina, que había partido desde la Base Marambio y ya en la zona próxima a la Estación Científica Almirante Brown, arrojó un gancho que se aferró a un cabo situado entre dos torres de caña Colihue, del que pendía una saca de correspondencia, emprendiendo el regreso con esta emotiva carga.

El Mayor (R) Expedicionario al Desierto Blanco Jorge Alberto GIGENA, protagonista de este acontecimiento histórico, domiciliado en Esquina, provincia de Corrientes, radioaficionado LU9LDZ, nos dice:

“En mi primer campaña 1972/73 y en oportunidad de un vuelo de instrucción/conocimiento de la zona, y como copiloto del entonces Primer Teniente DÍAZ MALLEA, comandante del Twin Otter basado en esa época en la Base Aérea Teniente Benjamín Matienzo.

Estaba incluído un vuelo de lanzamiento de correspondencia (hecho que quedó grabado para siempre en mis recuerdos y el reconocimiento al Primer Teniente DÍAZ MALLEA), recordé lo que se hacía para en los vuelos de planeadores en la Segunda Guerra Mundial, y que en una ocasión en el Club de Planeadores Zárate, donde yo volaba planeadores desde el año 1966, durante una temporada de invierno realizamos distintas pruebas de vuelos de precisión, estaba incluido enganchar con un cuerda y un pequeño gancho en la punta de la cuerda, atada al patín de cola del planeador, una pequeña bolsa.

En mi campaña 1972/73 y luego de comentar entre los integrantes de la tripulación estas prácticas y tras haber sido autorizados por la superioridad para efectuar esta operación, procedimos a la fabricación del correspondiente gancho, un tramo de caño galvanizado de unos treinta centímetros al cual le colocamos cuatro varillas de hierro como anzuelos y nos quedó una especie de robador para pesca, en el otro extremo tenía un aro por el cual pasamos la cuerda de unos 7 m de largo, que se aseguraba al piso del avión, de la cual los mecánicos subían a bordo del avión con la saca de correspondencia.

Llegado el día de óptimas condiciones para realizar el vuelo a la Base Brown, despegamos y luego de un pasaje de reconocimiento sobre la base, efectuamos el lanzamiento de la correspondencia recibida en Marambio, luego nos dirigimos hacia una pequeña isla llamada “Pingüinera Argentina”, situada a corta distancia de la base, casi totalmente plana y de poca elevación sobre el nivel del mar.

Colgado de dos cañas de bambú de unos 4 a 5 m de altura y ubicadas a 3 m de separación se colgó en su parte superior una cuerda en forma de aro y en su parte inferior una saca de correspondencia, “y como toda primera vez” enganchamos en el primer intento ¿casualidad/suerte?

Luego en temporada de invierno con el mar congelado no era posible llegar a la isla, entonces nos pusimos de acuerdo con gente de la dotación de ese momento y en sistema se implementó en proximidades de la estación era un poco más complicado y requería mejores condiciones climáticas, viento casi totalmente calmo, ya que la base tiene instalaciones en una pendiente ubicada en la “Punta Proa de la península Sanavirón, bahía Puerto Paraíso”, lugar en el que se realizaron los lanzamiento y posteriores enganches de correspondencia.

Anécdota por el Comodoro (R) Salvador ALAIMO

Como es conocido, la Fuerza Aérea Argentina realiza frecuentes vuelos entre las distintas bases argentinas y extranjeras instaladas en la península Antártica que cuentan con alguna pista de hielo o lugar adecuado para el descenso de los aviones DHC-6 Twin Otter que se encuentran basados en la Base Marambio.

En dichos vuelos, generalmente se transporta correspondencia procedente del territorio continental argentino o con destino a este u otras partes del mundo, la que es transportada hasta Marambio por aviones Hércules C-130 que unen El Palomar o Rió Gallegos con esa base aérea antártica.

De este modo esta correspondencia era distribuida o recolectada por los aviones Twin Otter entre las bases argentinas Matienzo, Marambio, Petrel y Esperanza, la estación científica “Palmer” perteneciente a Estados Unidos y la Base del Ejército de Chile “General Bernardo O’Higgins”, las que se encuentran instaladas en el Sector Antártico Argentino y cuentan con pistas adecuadas para la operación de este tipo de aeronaves.

Pero una de nuestras bases, precisamente la Estación Científica “Almirante Brown”, que se encontraba ubicada en una zona rodeada de montañas y careciendo de un lugar apropiado para el descenso de este tipo de maquinas, no podía recibir ni enviar correspondencia, como las otras bases que utilizan el Correo Aéreo Antártico – Servicio Interbase que realizan los aviones de dotación de la Base Marambio.

Por tal motivo, se estudio la posibilidad de utilizar en esa estación científica el sistema de enganche de partes desde un avión en vuelo, mediante el empleo de un cable suspendido con un gancho en su extremo que recoge una cuerda tendida entre dos parantes, a la cual se sujeta la saca con la correspondencia.

Se selecciono el lugar adecuado en las proximidades de la base para el emplazamiento de los parantes y la cuerda, y previo acuerdo entre el personal de Brown y el de Marambio que realizaría esta operación, se determino el momento oportuno de ejecutarla.

El 19-MAY-1973 a las 15:30 hs el Twin Otter, matrícula T-85, realizo esta singular operación con todo éxito, por lo que fue esta la primera vez que se utilizo el novedoso sistema de enganche de correspondencia en la Antártica.

En esta ocasión, el T-85 estaba tripulado por:

Teniente Antonio Fazio CARRERAS
Alférez Jorge Alberto GIGENA
Cabo Juan Antonio GÓMEZ
Cabo Pedro Luis DALMAU

A partir de ese momento la Estación Científica “Almirante Brown” quedo integrada al Correo Aéreo Antártico – Servicio Interbase, al utilizarse este sistema de enganche para la evacuación de la correspondencia y el de lanzamiento en paracaídas para la entrega de carga y correspondencia procedente del territorio continental con destino a esa base.

El sobre que se ve es una de las piezas postales que se transportaron en esa oportunidad, y tiene aplicado en tinta negra la marca postal que se encontraba en la Oficina Radiopostal de la Base Marambio, para ser aplicada a toda la correspondencia que haya sido recogida de acuerdo con el procedimiento enunciado.

Gentileza: Fundación Marambio