¿Por qué no hay osos polares en la Antártida?

Compartir la noticia:

Los continentes Ártico y Antártico, aunque son hábitat similares en algunos aspectos, son el hogar de criaturas muy diferentes.

Ambos polos albergan una variedad de especies de focas y ballenas, pero solo el Ártico alberga al oso más grande de la Tierra, el oso polar.

Los osos polares (Urdus maritimus) y sus cachorros se pueden encontrar alrededor del Círculo Polar Ártico en Alaska, Canadá, Groenlandia (parte de Dinamarca), Noruega, Rusia y, ocasionalmente, Islandia.

El pelaje de un oso polar es especialmente adecuado para temperaturas que pueden descender por debajo de 30 grados bajo cero.

Viven en el hielo la mayor parte de sus vidas, alimentándose de focas ricas en grasa que las mantienen con energía durante largos períodos entre comidas.

La Antártida también tiene hielo marino, temperaturas frías y focas. Entonces, ¿por qué no hay osos polares en el continente más austral?

La respuesta tiene que ver con la evolución y la historia geológica de la Tierra. “Los osos son en gran medida un fenómeno del hemisferio norte”, dijo Andrew Derocher, profesor de ciencias biológicas en la Universidad de Alberta en Canadá, quien ha estudiado a los osos polares durante casi 40 años.

Aparte del oso andino (Tremarctos ornatus) de América del Sur, los osos aparecen solo en el hemisferio norte.

No hay una razón específica para esto, solo que algunas especies evolucionan en algunos lugares y otras no; la biogeografía está llena de rarezas, algunas especies llegaron a nuevos lugares y otras no.

Para los osos polares específicamente, nunca hubo un momento en su historia evolutiva en el que los polos norte y sur estuvieran conectados por hielo (o tierra, para el caso).

La gente dice que los osos polares son el “carnívoro terrestre más grande del mundo y, sin embargo, no son una especie terrestre en absoluto”, explicó Derocher.
Los grandes osos blancos viven en el hielo marino durante casi toda su vida, y solo ocasionalmente llegan a tierra para reproducirse.

Los osos polares son, evolutivamente, una especie relativamente joven. Evolucionaron a partir de un ancestro común del oso pardo (Ursus arctos) en algún momento hace entre 5 millones y 500.000 años, según el experto (Pxhere)

Los osos polares son, evolutivamente, una especie relativamente joven.

Evolucionaron a partir de un ancestro común del oso pardo (Ursus arctos) en algún momento hace entre 5 millones y 500.000 años, según el experto.

Pero incluso hace 5 millones de años, los continentes estaban en posiciones similares a las de hoy, por lo que los osos polares nunca tuvieron la oportunidad de viajar de polo a polo.

La masa de tierra más cercana a la Antártida es el extremo sur de América del Sur, que incluye a Chile y Argentina.

Para llegar a la Antártida, los osos polares tendrían que cruzar el traicionero Pasaje de Drake, área conocida por las poderosas tormentas y el mar embravecido, ya que el agua fría del sur se encuentra con el agua cálida del norte.

Pero si los osos polares tuvieran la oportunidad, ¿sobrevivirían en el Polo Sur? Para Derocher, la respuesta es simple: “Se divertirían mucho en la Antártida”.

En el Ártico, los osos polares se alimentan de focas y ocasionalmente de aves o huevos y la Antártida es abundante en los tres, con seis especies de focas y cinco especies de pingüinos.

Además, ninguno de esos animales ha evolucionado para desconfiar de los grandes depredadores terrestres.

El paisaje antártico sería un buffet libre para todos para un oso polar, razón por la cual nadie debería traer osos polares allí.

Su apetito voraz, combinado con la ignorancia de las faunas locales sobre los grandes depredadores terrestres, conduciría al colapso ecológico.

Probablemente sea mejor que el gran oso blanco permanezca en el norte.