Santa fiesta de María Reina

Compartir la noticia:

Esta fiesta fue instituida para cerrar solemnemente el mes de María, el 31 de mayo. El Papa Pío XII la estableció con su encíclica Ad caeli Reginam, fechada el 11 de octubre de 1954 (tres meses después de consagrar al Inmaculado Corazón de María a los pueblos de Rusia).

“Concédenos, Señor, gracias a la intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Reina, cuya fiesta celebramos, poder obtener la paz en esta vida y la gloria en la otra.” Oración de la Misa.

He aquí un extracto del sermón de San Pedro Canisio que la Iglesia lee en la segunda nocturna de esta fiesta:

Si seguimos a San Juan Damasceno, San Atanasio y otros, ¿por qué no llamar a María Reina, ya que su padre David recibe la mayor alabanza en la Escritura como un rey famoso, y su hijo como Rey de reyes y Señor de señores, cuyo reino no tiene fin?

Ella es la reina, además, en comparación con los santos que reinan como reyes en el reino celestial, coherederos con Cristo, el gran Rey, puestos en el mismo trono con Él, como dice la Escritura.

Y como Reina supera en dignidad a los elegidos, y se eleva tanto más arriba que los Ángeles y los santos, que nada puede ser más elevado o más santo que ella, que es la única que tiene al mismo Hijo que Dios Padre, y que ve por encima de ella solo Dios y Cristo, y debajo de Ella sus criaturas.

El gran Atanasio dijo que “María no solo es la Madre de Dios, sino que también puede llamarse verdadera y verdaderamente Reina y Señora, ya que de hecho el Cristo que nació de la Virgen Madre es Dios y Señor y Rey. Es a esta Reina, por lo tanto, que las palabras del salmista se aplican: La reina toma su lugar en su mano derecha en las prendas de oro”.

Así, María es justamente llamada Reina, no solo del cielo, sino también de los cielos, como la Madre del Rey de los Ángeles, y como la Novia y amada del Rey de los cielos.

Oh María, la más augusta Reina y la Madre más fiel, a la que nadie que con devoción reza, lo hace en vano, y con quien todos los mortales están obligados por el recuerdo perdurable de tantos beneficios; con reverencia te suplico que aceptes mi devoción hacia ti, y acojas el pobre regalo que ofrezco de acuerdo con el celo con el que te lo ofrezco, y me recomiendes a tu Hijo todopoderoso.