Argentina de luto: Fallece María Delicia Rearte de Giachino, madre espiritual de la Patria

Compartir la noticia:

La madre de los patriotas argentinos, el referente moral y espiritual de la Patria y de Malvinas, María Delicia, madre del primer héroe caído en Malvinas.

A los 99 años, en la Provincia de Mendoza, y luego de recibir la extrema unción, dejó este mundo para ir a la vida eterna, junto a Dios, la Virgen María, su hijo Pedro, su hija Irene y su nieta Vanesa (hija mayor de nuestro héroe, fallecida el 12/05 pasado).

Alrededor de las 6 de la mañana de hoy, 23 de julio, se produjo el fallecimiento. La Armada Argentina, en su cuenta de twitter oficial fue hasta ahora, la única institución de la República en homenajearla y dedicarle unas palabras.

María Delicia, no solo ha sido madre del primer caído en Malvinas. A través de estos 40 años posteriores a la guerra del Atlántico Sur, ha sabido guiar espiritualmente a todos los que defendemos esta noble causa. Por ello, por iniciativa de un gran soldado, se la ha bautizado desde hace años, “la madre de los patriotas argentinos”.

Con sus conferencias, libros, disertaciones, cartas, entrevistas y en estos últimos años, con sus mensajes de audio por Whatsapp. Su tarea nunca cesó, y a pesar de su avanzada edad y su cada vez más deteriorado estado físico, su espíritu siguió fuerte como un roble. Siempre lista para que ante cada suceso relevante de nuestra Patria, comentar y guiar a cada argentino de bien.

Su inteligencia, su capacidad para escribir, su inspiración para decir siempre lo justo, la han distinguido a lo largo de 40 años de post guerra por mantener siempre encendida la llama de Malvinas. Siempre el mismo discurso Patriótico y Cristiano que como brújula les marca el Norte a seguir a todos los veteranos y a todos los patriotas que sienten latir con fuerza en sus corazones el espíritu de Malvinas. Ella y sólo ella con altura, distinción y firmeza pone en su lugar a presidentes, políticos y personajes que, confundidos o no, yerran en sus políticas entreguistas respecto de Malvinas, haciéndoles sentir que la sangre argentina que sembró nuestro territorio jamás debe ser olvidada y por el contrario, tenida muy en cuenta como base de la reconstrucción Nacional.

Hoy, la Patria está de luto. En una Argentina digna, se hubiera decretado duelo nacional. En esta Argentina dominada por el poder de las tinieblas y de la corrupción, pocos nos tomaremos un momento para recordar a nuestra guía espiritual. Pero somos los suficientes para continuar su legado y seguir dando batalla en defensa de la Patria y sus valores. Ahora, Pedro y Delicia se han reencontrado y desde el Cielo, nos seguirán guiando hacia el triunfo final, y como se despedía siempre en cada carta…

¡MALVINAS VOLVEREMOS!